El problema del hambre mundial, es la falta de ética.

Imagen

La falta de ética provocó la crisis de 2007 y 2008 en la comunidad europea. 4  millones mueren cada año por desnutrición.

El Doctor en Economía y asesor de la Organización de las Naciones Unidas, Bernardo Kliksberg llamó a los gobiernos de América Latina a devolverle la ética a la economía y dejar de ver como un gasto las políticas de tipo social.

La falta de ética es lo que llevo a los países a la crisis de 2007 y 2008 y afectó la economía de Grecia y España que arrastro a otras naciones y provocó el caos económico en la Unión Europea.

Consideró que la falta de ética es lo que mueve la base de la economía y repercute en la sociedad mundial ensancha la brecha de la desigualdad social, como es el caso de América Latina donde se tiene una abismal desigualdad. En el marco del Congreso Internacional de Ciencias Administrativas, donde dictó una conferencia magistral planteó que es necesario que los gobiernos incluyan en sus Constituciones siete derechos fundamentales que deben ser indispensables para la humanidad como es la alimentación, agua potable y servicios sanitarios, educación, salud, empleo, género y armonía con el medio ambiente.

Aseguró que la desnutrición en el mundo no es consecuencia de la falta de producción alimentaria sino del acaparamiento y de la mala distribución que existe de los recursos.

“Alimentar a un niño con los nutrientes necesarios para su desarrollo cuesta .25 centavos de dólar, mientras que la humanidad gasta diario 1.5 millones de dólares en armamento”, subrayó.

El problema del hambre en el mundo, sostuvo,  es inexplicable, ya que se cuenta con la tecnología para la producción de comestibles, pero no es accesible para todos, ya que hay 145 millones de personas que viven con menos de un dólar al día.

En Mérida Bernardo Kliksberg estuvo acompañado por el presidente del Instituto Nacional de Administración Pública, José R. Castelazo, quien compartió la tesis de que el problema del hambre es una bomba de tiempo, irreversible, porque daña directamente a la población que la padece, incluso los niños desnutridos pasan 160 días del año enfermos.

El experto en materia de lucha contra la pobreza, precisó que de los siete mil millones de pobladores del planeta, mil 25 padecen hambre y cuatro millones mueren cada año por desnutrición, apuntó.

Reiteró que la desnutrición es consecuencia de la pobreza extrema causada por la especulación salvaje en los mercados de los alimentos.

En su exposición el especialista pidió a los gobiernos garantizar para sus ciudadanos los servicios básicos como: Agua, energía eléctrica y servicios sanitarios, en cada casa debe existir al menos un año, a fin de evitar enfermedades de tipo infecciosas.

Al hablar sobre la educación, explicó que los gobiernos tienen la obligación de garantizar este derecho a los niños y jóvenes, con calidad,  y tiene que considerar  los recursos destinados a este sector como una inversión, que ayudará al desarrollo de la nación.

De igual forma el trabajo y la no discriminación de género deben estar incluidas dentro de las constituciones de todos los países, en este último punto resaltó que en América Latina hay una gran desigualdad, pues la mujer recibe 30 por ciento menos del salario que percibe un hombre.

Además, sólo el cinco por ciento de las plazas de dirección en Latinoamérica son ocupadas por el sexo femenino.

En América Latina el hombre sólo realiza el cuatro por ciento de las labores domésticas, dejándole a la mujer el 96 por ciento, mientras que países desarrollados ya están a la par.

Y urgió a las naciones a desarrollar políticas ambientales para conseguir que la población viva en armonía con el medio ambiente.

 

Fuente: Informatyucatan